Cómo eliminar el sarro de los dientes: pautas básicas

Consejos para el día a día que evitarán la acumulación de sarro en tus dientes.


Eliminar sarro en los dientes

El sarro es la placa bacteriana que se acumula entre los dientes y las encías, creando una materia sólida difícil de eliminar con el cepillado. La falta de higiene y una alimentación incorrecta suelen ser las principales causas de aparición de sarro, según el dentista de Castellón, el Dr. Gozalbo.

Para eliminar la suciedad en la boca que desencadena la aparición de sarro, es esencial conocer sus causas concretas, para así saber los pasos a seguir e intentar su proliferación.

¿Qué causa el sarro en los dientes?                                                             

Aunque parezca que la principal causa de la acumulación de sarro deba ser la limpieza, lo cierto es que la alimentación es el factor que más influye en la placa bacteriana. El exceso de azúcar, las grasas y los alimentos saturados, contribuyen a que la suciedad se acumule entre las encías y los dientes, aumentando, como consecuencia, el antiestético sarro.

El tabaco también es un factor a tener en cuenta en la aparición de sarro. La nicotina y el humo, en contacto con la boca, conlleva una acumulación de bacterias que, lentamente, se solidifican en los dientes creando una placa que ataca directamente a las defensas dentales.

En cuanto a la limpieza, nos encontramos en un aspecto fundamental que puede marcar la diferencia de la aparición del sarro. Una limpieza correcta y regular mantendrá la boca más sana y será capaz de prevenir la acumulación de placa bacteriana, pero nunca será 100% eficaz si no se evitan los factores anteriores como el cuidado de la alimentación o el tabaquismo.

¿Cómo eliminar el sarro en los dientes?

Una vez expuestas las principales causas de la aparición de sarro en los dientes, resulta más sencillo saber cómo actuar para evitar la acumulación de placa bacteriana.

  1. Aumentar la ingesta de fruta y verdura, de manera que sustituya a los alimentos procesados y azucarados. Las manzanas, por ejemplo, son un excelente limpiador natural. Incluir una pieza al día mantendrá tus dientes y encías en perfecto estado higiénico.

 

  1. Evitar el tabaco. Entre la infinita lista de aspectos negativos del tabaco, se encuentra su alta capacidad para dañar tanto el esmalte como los dientes y encías, de manera que evitarlo será una forma de mantener a raya la suciedad extra.

 

  1. Cepillarse los dientes tras cada comida: es fundamental para la higiene bucal eliminar cualquier resto de alimento de la boca tras cada ingesta. Cepillarse la boca durante 1 minuto como mínimo y acabar con un colutorio específico, ayudará a mantener limpia la boca y sin restos que puedan, lentamente, convertirse en el molesto sarro.

 

  1. Limpieza periódica profesional. Una vez al año es recomendable realizarse una limpieza bocal profesional en profundidad. Aunque las limpiezas particulares son esenciales, no suelen ser suficientes para eliminar completamente el sarro. Los dentistas, con los tratamientos específicos, lograrán llegar con sus herramientas donde un cepillo de dientes es incapaz de llegar.

 

Aunque el sarro parezca inofensivo, obviarlo o no tratarlo como se debe, podrá provocar molestias o enfermedades mayores como la gingivitis o la periodontitis. Ante el mínimo signo de sarro o suciedad dental, acudir al profesional para obtener un diagnostico específico, será esencial para no sufrir daños de gravedad que afecten a la salud bucodental.

Compartir:

Tratamientos relacionados



Comentarios